Creadores y sus obras

Arco Creadores y sus obras

ELADIO ORTA
Ayamonte, Huelva – 1957
Biografía
Nace hace 64 años en una de las islas onubenses, en Isla Canela, la playa de Ayamonte, pueblo de Huelva que aún puede llegar a confundirse con otro, Almonte, el del Rocío. Aclarado que Ayamonte no es Almonte, Eladio estudió asistencia social en Huelva. Participó en el libro “Jóvenes poetas ayamontinos”. Trabaja en movimientos alternativos culturales, ecologistas y pacifistas y ha publicado, entre otros, el libro “Los cuadernos del tío Prudencio” (Crecida, Ayamonte, 1992). Era uno de los poetas que aparecieron en la antología “Feroces” (Barcelona, DVD, 1998), “Carne picada”, “Poetas en Sanlúcar”, “Voces del extremo”.
Eladio Orta ha recreado poéticamente Isla Canela en todos sus escritos hasta convertirla en territorio mítico.
En La Isla de las retamas viven en armonía serpientes ictiosaurias, hombres lagarto pertenecientes a la familia de los chupasangre, lagartijas gigantes que comen galápagos de charca, reptiles de sangre caliente, espíritus alérgicos a las humedades, gorriones que tocan la armónica, caracoles que palillean el tambor, caballos, búhos y loros que mantienen conversaciones filosóficas, cocosabios, viejos y avezados cuentistas, ahogados que andan sobre las ciénagas en bajamar, un pueblo llamado Tenomaya (Ayamonte) que es cruzado por un gran río, el Adianagua (Guadiana), bicicletas voladoras y otros increíbles portentos dignos de estudio y sosegada reflexión.


 “Nacer en la Isla es estar predestinado a la fantasía, la locura o la poesía. O como ya pronosticó el tío Timoné, a los colmillos de los cocosabios o a la resistencia pacífica de la terrible soledad de los perdedores

Materia prima” Victor García & Cristian Blanxer han realizado para este proyecto una poesía visual que define a la perfección la esencia del territorio que os pretendemos dar a conocer: Isla Canela, sus barrios, su gente y sus costumbres. De una forma muy sutil nos permite adentrarnos en el sueño que viven a diario los ayamontinos. Una patera azul, condenada a ser el símbolo de esta tierra pesquera que nada a la deriva en un mar de sábanas blancas, aquellas sábanas ya con un color roto de los lavados que nos dejó en herencia la abuela. Esas mismas en las que piensas que contienen terminaciones con encaje de bolillo, típicas de los antiguos ajuares para los futuros matrimonios. Como detalle, los remos de esta embarcación se han convertido en ramas de Canela, haciendo guiño a la nomenclatura de esta playa.

Ellos nos cuentan que la “obra está basada en la idea romántica de una isla que despierta en un mar que duerme, y viceversa, dando lugar al fenómeno natural en el que se centra el proyecto La isla encantada”.

Josema López Vidal

Las esculturas presentadas nos hablan de una manera metafórica del encuentro con el enclave natural privado o particular que tan arraigadas están en esta tierra, contando una historia descontextualizada para descrito por Eladio en su Isla de las Retamas. Por su tamaño nos recuerdan a las devociones de carácter el que no está familiarizado con estas expresiones ingenuas de la mitología religiosa.

Los rostros de los personajes son un catálogo de expresiones de la gente sencilla, de la naturaleza más pura; el asombro pesaroso de los trabajos físicos, la fatiga, el placer, el sueño o la fuerza que requiere un entorno natural donde el cielo y el agua son uno. Todas miran a un horizonte infinito, sus miradas (incluso la del personaje dormido) están mirando en la inmensidad que ofrece el océano y los bastiones de arena y sal de su orilla.

Iconográficamente nos recuerdan a modelos clásicos renacentistas, yo las comparo al asombro que Miguel Ángel confiriá a los personajes de su juicio final todos contemplando lo grandioso y eterno; llevando sus cuerpos escuálidos (ya que solo son la excusa para transportar el alma) ante la divinidad que es la naturaleza.

Títulos, técnica y dimensiones de las obras

1. Relicario de los cabezos: técnica mixta, distintos materiales, 46x20x22 cm. 2022

2. San Bruno sanbrunao: técnica mixta, 42x26x20cm. 2022

3. Vendaval: pasta de papel policromada: 32x15x17cm. 2022

4. Lamento de las Retamas: terracota policromada y distintos materiales. 34x20x12cm. 2022

5. Longuerón: terracota policromada. 31x13x9cm 2022

6. El tronco dormido: terracota policromada. 37x9x7cm 2022.

Angeles Oria

La pieza que presento se ha ido generando en las diferentes visitas a la isla encantada y se ha ido concretando en el posterior trabajo en el estudio. En cada ocasión pude disfrutar de la vida del lugar: de la brisa, del sonido del mar, del ritmo de las olas, del movimiento de la vegetación, de las apariciones de las islas… todos fueron elementos que me motivaron en la realización de mi trabajo. Recogí diferentes plantas y arena para trabajar en el estudio, me llevé un trocito de aquel lugar mágico. De alguna forma necesitaba incorporar elementos del lugar a mi trabajo. Sequé las plantas, las dibujé, las estudié y de alguna forma encontré en la composición un ritmo inesperado. Las formas vegetales ocultas tras la tela me sugerían huellas dejadas en la arena por las idas y venidas del mar. Recorrí la superficie de la tela dibujando con el hilo hasta generar una forma también inesperada. El proceso fue una aventura emocionante donde pude conectar con el entorno cambiante y lleno de ritmos motivadores para hacer la pieza que presento.

Ángeles vive en un lugar muy tranquilo cerca del mar. Dibuja desde que se recuerda y siempre tuvo inquietudes artÍticas. Acabó sus estudios de Bellas Artes en 1998 en la Universidad de Sevilla. Cuando selicenció le concedieron la Beca del Paular en Segovia que pudo disfrutar el verano de ese mismo año pintando paisajes de la ciudad. Sus ganas de seguir estudiando y su convencimiento de querer dedicarse a la pintura le llevaron a Barcelona donde viví durante 8 años. Pudo compaginar sus estudios de Doctorado en la Universidad de Barcelona y la actividad artÍstica. Después de la experiencia vivida en la ciudad condal decidió trasladar su estudio a un espacio más natural en el que el tiempo pasa de forma diferente y donde las prisas se toman su tiempo. Desde entonces, lleva a cabo diferentes proyectos artísticos en una búsqueda continua de nuevas formas de decir lo que quiere en ese lugar tranquilo cerca del mar.

Sota Pérez

Estas piezas narran la historia de la aparición y la formación/transformación de mis obras, de mi camino, demi experiencia. Las aves, las formas y colores que componen el entorno donde nací y donde crecí están aquí representadas.

Esta composición se genera a raíz del movimiento, superposición y transformación de diferentes partes de mi trabajo, al igual que pasa con las islas. Con el ánimo de potenciar el poder del ecosistema e implementarlo en mi obra utilizando sus mismos recursos, se desarrolla una nueva visión de las mismas, dando lugar a otras diferentes a partir del movimiento de ellas mismas. Fragmentos de los que nace gracias a la transformación y superposición la pieza a gran y pequeñoformato.

OBRA PINCIPAL

Título: Mareal

Medida: 122×42 cm Fecha: Enero 2022

Materiales: Madera y aerosol.

Técnica: Aerosol sobre madera

OBRAS SECUNDARIAS 4 (ISLAS)

Títulos: Ram 01/ Ram 02/ Ram 03/ Ram 04/

Medidas: 14×21,5 cm

Fecha: Enero 2022

Materiales: Papel y pintura acrílica.

Técnica: Papel adhesivo intervenido con pintura en aerosol.

Su creación surge a raíz del movimiento y de la transformación de tu entorno, de su fauna, de sus colores y de su poesía. Es una pieza viva en constante alteración que hace y deshace a su antojo, sin ningún plan premeditado, de forma natural, lo cual desarrolla una serie de decisiones irrepetibles y únicas que solo se dan en este preciso instante. La formación mágica de las islas es el método de construcción de la obra, todo se mueve, todo se reconstruye y forma parte del todo. Esta obra es una isla en sí misma.

Raquel Serrano Tafalla

STATEMENT

Tomando como base la experimentación dentro de la gráfica contemporánea, mi obra se centra en la reflexión sobre la reproducción de la imagen. Se trata de un discurso marcado por el interés en la construcción y reconstrucción de lo visual, con el principal objetivo de generar otras formas de ver. Persigo la evolución de la imagen a través de diversos procesos como la repetición o la fragmentación entre otros, centrándome en el detalle y la forma. Se observan as  las múltiples posibilidades de abstracción de la conciencia refiriéndonos a la percepción, a la memoria o al lenguaje, haciendo visible la capacidad que tienen los actos fallidos y los errores de lectura de revelar el subconsciente.

BREVE TEXTO EXPLICATIVO DE LA PIEZA QUE PRESENTA EN ARCO

El objetivo principal de este proyecto consiste en proponer un diálogo entre la imagen y el espacio. A partir del interés por los distintos procesos de reproducción y construcción de lo visual, la imagen expuesta sustituye a la realidad. Se trata de un proceso de renderización, escaneando la superficie de las tierras de Isla Canela que resurgen en la tela mediante la técnica del frottage, dando como resultado la descomposición de un mapa donde los límites de la imaginación se vuelven invisible.

Raquel Serrano Tafalla (Huelva, 1995). Graduada en Bellas Artes y Máster en Arte: Idea y Producción obteniendo el Premio Extraordinario de Fin de Estudios por la Universidad de Sevilla. Actualmente doctoranda del Programa de Arte y Patrimonio e investigadora del grupo HUM822: Gráfica y Creación Digital de la Universidad de Sevilla. Seleccionada en el Encuentro Internacional de la Gráfica Emergente

OPEN PORTFOLIO FIG BILBAO 2019. Seleccionada en las jornadas “A Secas, artistas andaluces de ahora” organizadas por el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo en 2019 y en los Encuentros de Arte de Genalguacil, Málaga en 2020. Recientemente ha realizado numerosos proyectos expositivos individuales y colectivos en Andalucía, País Vasco y Madrid. Ha participado en ferias internacionales de arte contemporáneo como ArteSantander, ARCOmadrid y Estampa en 2021. Sus obras se encuentran en la colección del Centro Andaluz de Arte Contemporéneo y en el Museo de Arte Contemporáneo de Genalguacil.

Título: Trasladar la superficie
Técnica: Frottage. Grafito sobre tela
Dimensiones:
Instalación. 6 piezas
1.100 x 375 cm
2.51 x 283 cm
3.22 x 230 cm
4.41 x 135 cm
5.43,5 x 281 cm
6.51 x 283 cm
Año: 2021/2022
Autora: Raquel Serrano Tafalla

Claudia Suárez nos sumerge de lleno en el mar, ese mar que tiene la culpa de la transformación de la Tierra, en este caso el Océano Atlántico en su cruce con el Mar Mediterráneo.

Las horas más felices son las que no se recuerdan es una pieza pictórica compuesta por doce pliegos en los que se representa una secuencia del vaivén de una ola en la orilla. El movimiento que genera la marea en Isla Canela hace referencia al fenómeno que se da en esta playa en particular, una playa en la que aparece y desaparece todo un mar de islas. Como escribe el poeta Eladio Orta en La isla de las Retamas “La Isla en el mapa es muy peque a, pero cuando entras en ella las dimensiones se agrandan y los límites se vuelven invisibles”.

Esta obra nos trae el intervalo, aquel lugar entre lugares, aquel tiempo entre temporalidades que se muestra permeable y abierto. También aporta sosiego y juego, de la mano del proceso de observación de las relaciones humanas y las escenas que estas conforman. La actitud contemplativa nos hace reflexionar sobre la prueba y error, lugar de experimentación por excelencia que provee de un conocimiento basado en la práctica. Se piensa también con las manos como afirma Richard Sennet en su célebre libro El artesano. La obra nos brinda un archivo sobre el ocio y lo lódico que, sin duda, logra hacernos parar a contemplar lo que solemos considerar irrelevante. Además, la obra introduce imágenes basadas en la prosa de Eladio, algunas son escenas de naranjas que en días de tormenta se caen del naranjo y bajan flotando por el Guadiana; otras hablan sobre personajes que inventan juegos y se disfrazan, seres inspirados en la fuerza artística que tiene la cultura popular onubense.

Ficha técnica

Las horas mas felices son las que no se recuerdan óleo sobre papel 12 pliegos de papel de 22 x 15 cm c/u.

2022

Claudia Suárez, Almonte 1994, graduada en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla y Máster en Producción Artística Multidisciplinar por la Universidad de Málaga. Ha realizado diversas exposiciones colectivas destacando Homemade, En la esencia de las cosas en Di Gallery o A Persisténcia da Pintura en el Museo Municipal de Faro. Recientemente ha expuesto Factor 50, una muestra individual en el Espacio Laraña de la Facultad de Bellas Artes de Sevilla. Además, recibió en 2016 el I Premio de Pintura Pepa Pinto y la Mención Especial en la XIII Edición de Arte Aparte en La Carolina, Jaén.

ARCO 2022

Diputación de Huelva